La importancia de un buen Plan de Comunicación Corporativa

Un Plan de Comunicación Corporativa es un importante elemento estratégico para cualquier empresa para lograr un objetivo final. Puede ser definido como el conjunto de recursos de comunicación de los que dispone una empresa para intentar llegar a su público. Por lo tanto, la Comunicación Corporativa de una empresa es todo lo que dice sobre sí misma.

Por consiguiente, cualquier empresa por pequeña que sea debe ser consciente que todo comunica. Porque no sólo transmiten los anuncios publicitarios o los relaciones públicas, sino también la actividad cotidiana de la empresa, desde sus productos y servicios hasta el comportamiento de sus miembros.

El Plan de Comunicación Corporativa de una entidad

Como hemos dicho, la Comunicación Corporativa está constituida por todas las acciones que una empresa realiza en su vida diaria. Por lo tanto, debe plantearse como un Plan Integrado de Comunicación, que sea el que coordine la publicidad, los relaciones públicas, el marketing directo, el patrocinio, el servicio al cliente o la comunicación interna entre otros.

En consecuencia, la empresa tiene que tener una Conducta Corporativa y tiene que dar al público una imagen realista sobre sí misma. Siendo la base fundamental sobre la que se construye una Imagen Corporativa de la empresa.

Por estas razones la Conducta Corporativa tiene que tener una empresa es:

  • Una Conducta Interna, que es la forma en cómo se comporta con sus trabajadores.
  • Una Conducta Comercial, que es el cómo se relaciona con los consumidores o las personas que influyen en el proceso de compra.
  • Y una Conducta Institucional, que es el comportamiento de la empresa en su relación con el cliente en el entorno social.

Una Comunicación Corporativa tiene que ser dinámica, planificada y concreta. Tiene que ser una herramienta de dirección y orientación hacia la armonía, basada en un feedback constante.

El conjunto de formas de comunicación da lugar a la planificación de un Plan de Comunicación Corporativa de una empresa, que tiene una alta complejidad en comparación a los Planes de Comunicación tradicionales.

Por lo tanto, cuando se realiza un Plan de Comunicación Corporativa se debe especificar:

  • Las formas comunicativas que más utiliza la empresa en su contacto con los clientes.
  • Cuáles de esos tipos comunican de forma planificada y cuáles comunican de forma espontánea.
  • Conocer su impacto y el potencial comunicativo.
  • Y cómo se pueden utilizar para dar a conocer la Marca de una empresa.

De esta manera, se podrá lograr una mejor y eficaz gestión estratégica de los recursos de comunicación de los que dispone una empresa para informar o influir sobre el consumidor, lo que permitirá una mayor coherencia y una fuerte unión de todos los aspectos comunicativos de la entidad.

En definitiva, una Comunicación Corporativa tiene una serie de premisas que son fundamentales para el sustento y estructura de una empresa:

  • Como puede ser la Comunicación del día a día que habla sobre la empresa. Esta forma de comunicación se dirige tanto hacia el interior como hacia el exterior. Por lo tanto, todos esos aspectos deben ser cuidados y planificados, para que sean coherentes con todos los mensajes de la compañía.
  • También, la Comunicación Corporativa genera expectativas porque todas las actividades de Comunicación que realice una empresa estarán manifestando lo que se puede esperar de los productos o servicios de una empresa, así como lo que se puede esperar de la propia empresa en cuanto a sus características, funcionamiento, las soluciones o beneficios que otorga. Y todo esto influye en el grado de satisfacción final que tendrán los públicos con respecto a la empresa.

En resumen, si una empresa quiere obtener éxito, una buena Comunicación Corporativa es fundamental para el buen funcionamiento de ella y es por ello que la formación en un máster de marketing y dirección comercial se convierte en esencial.